Se realizó el webinario: “En el mes de la No Violencia, hablemos de autonomías”

En el marco del mes de la No Violencia contra las Mujeres, se llevó a cabo el webinario “Hablemos de autonomías”, organizado por la Asociación de Defensores y Defensoras del Pueblo de la República Argentina (ADPRA), la Red de Defensorías de Mujeres de la Federación Iberoamericana del Ombudsman (FIO), la Defensoría de Vecinas y Vecinos de Montevideo, la Defensoría del Pueblo de Río Cuarto y la Defensoría del Pueblo de la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

El principal objetivo de dicho encuentro fue el intercambio de ideas y experiencias sobre los derechos y las autonomías que las mujeres han ido conquistando en los distintos ámbitos y los desafíos que quedan por alcanzar para vencer las barreras sociales, políticas, económicas, entre otras.

Participaron de la exposición del webinario: la  Defensora de los Vecinos y Vecinas de Montevideo, María Elena Laurnaga; la Directora del  Departamento de Inclusión Social de la Secretaría de Acceso a Derechos y Equidad de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Betilde Muñoz-Pogossian; la Directora Nacional de Economía, Igualdad y Género del Ministerio de Economía de Argentina, Mercedes D’Alessandro;  la  Defensora del Pueblo Adjunta del País Vasco y Coordinadora de la Red de Defensorías de Mujeres de la FIO, Julia Hernández; la Directora Ejecutiva de la Unidad de Política Institucional de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires, Dolores Gandulfo; la responsable del área de Género de la Defensoría del Pueblo de Río Cuarto, provincia de Córdoba, Mariana Giorgetti; y Sonia Santoro, integrante del Programa de Atención a la Niñez, Adolescencia y Género de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad de Buenos Aires.

Los principales temas que se abordaron fueron las diferentes formas de autonomías, como la económica, política y social, y la interrelación con las violencias que viven las mujeres en los diferentes ámbitos de actuación. También se mencionó la falta aún de políticas públicas para hacer frente a estas necesidades y ampliar los derechos de las mujeres. Estas problemáticas se profundizaron en el contexto de pandemia, donde se reflejó una vez más las desigualdades de género, principalmente a lo que hace a las responsabilidades y tareas domésticas y de cuidado, no remuneradas, como también al incremento de la violencia de género en el ámbito afectivo.

Por su parte, Mercedes D’Alessandro destacó la ley de presupuesto 2021 aprobada este martes 17 de noviembre por el Congreso de la Nación Argentina, que es el primer presupuesto con perspectiva de género, lo cual es un hecho inédito en el país y permitirá destinar partidas presupuestarias en diferentes áreas para llevar adelante políticas públicas específicas para disminuir las desigualdades.

Por otro lado, la directora de la Unidad de Política Institucional de la Defensoría del Pueblo de CABA manifestó, en el marco de las acciones hacia mayores autonomías, que el organismo presentó una iniciativa legislativa que tiene como objetivo prevenir y sancionar todo acto de violencia política que afecte a las mujeres y diversidades en el ejercicio de sus actividades, en el ámbito de la Ciudad de Buenos Aires.

En este sentido, Mariana Giorgetti, responsable del área de género de la Defensoría del Pueblo de Río Cuarto, resaltó que en municipios y en ciudades pequeñas se puede observar aún más la desigualdad y que “la verdadera participación política de las mujeres no se resuelve en las urnas sino en todos los ámbitos de la sociedad”.

Asimismo, Sonia Santoro, del Programa de Atención a la Niñez, Adolescencia y Género de la Defensoría del Pueblo de Caba, presentó un estudio sobre hábitos, percepciones y realidades acerca de la desigualdad de género, enfocado especialmente sobre la autonomía económica, que llevó a cabo el equipo de la Defensoría. Del análisis de los datos recabados el trabajo concluye que se evidencia una serie de desigualdades de género que acarrean un impacto negativo en el camino hacia la autonomía económica de las mujeres. Sin embargo, como dato auspicioso, se distingue que entre las mujeres de segmentos etarios más jóvenes la percepción de la desigualdad es más consciente, así como las prácticas y hábitos cotidianos desiguales parecieran ser menos frecuentes

Todas las especialistas que participaron tuvieron exposiciones muy destacadas y enriquecedoras para continuar el debate de estas problemáticas, con una perspectiva no solo regional sino también, y principalmente internacional, para seguir trabajando en pos de mayor igualdad y equidad. “El reto que tenemos como región es desarrollar políticas públicas de inclusión e igualdad de las mujeres”, subrayó la Secretaria de Acceso a Derechos y Equidad de la OEA, Betilde Muñoz-Pogossian.

Para concluir, como resaltaron las expositoras, y mencionó nuevamente en el cierre Julia Hernández, el lado “positivo” de esta pandemia es que permitió un mayor intercambio cotidiano, producto de la virtualidad y las necesidades de consultas, apoyos y discusiones sobre cómo afrontar la nueva realidad pandémica y postpandémica. Y, desde esa perspectiva, está el desafío de seguir dando pasos en post de avanzar en todos los derechos.