Se celebró la Cumbre Mundial de Políticas Públicas

El Defensor del Pueblo, Alejandro Amor, el jefe de Gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta, el obispo auxiliar de la Ciudad, monseñor Gustavo Carrara, y el presidente de la Cumbre Mundial de Políticas Públicas, Julio Pizetti, dieron inicio a la Cumbre de Políticas Públicas que se lleva a cabo en el auditorio de la sede central de la Defensoría, ubicada en Avenida Belgrano 673.

AA

“Desde la Defensoría creemos en la igualdad y el acceso universal de derechos y garantías para todas las personas, por eso esperamos que esta cumbre genere debates que nos permitan construir puentes para derribar muros”, aseguró Amor.

Rodríguez Larreta, por su parte, celebró el constante trabajo en conjunto que se realiza con la Defensoría, sin dejar de respetar los roles de cada institución y en constante colaboración para mejorar las condiciones de la Ciudad. “Espero que este encuentro nos sirva para parar la pelota, mirar los problemas con perspectiva y generar ámbitos de reflexión que nos permitan enriquecer nuestras políticas públicas”, expresó el alcalde de la Ciudad de Buenos Aires.

La jornada buscó promover un espacio de debate libre de ideas, la innovación y la creatividad, con el fin de avanzar en el desarrollo de nuevos modelos de políticas públicas, basados en el compromiso de las partes, la tolerancia a las diferencias y la construcción a partir de las  coincidencias.

El jefe de Gobierno porteño destacó además dos ámbitos en los que está trabajando fuertemente el su gestión: la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres, y la integración socio urbana de las villas, eje que también fue uno de los principales que se trataron en esta cumbre. En ese sentido, aclaró que el proceso de integración no se trata sólo de generar mejoras materiales sino de “realmente generar un vínculo con el resto de la sociedad”.

“Se trata de cambiar las dos lógicas que había en la Ciudad al respecto, la expulsión y la imposición de modelos de urbanización. La integración es justamente lo contrario, se trata de arraigar y escuchar aceptando que debemos construir a partir de las diferencias y el consenso, además de respetar las distintas culturas, costumbres y tradiciones”, opinó en la misma línea Amor.

A su vez, monseñor Carrara señaló que “se trata de un proceso que tiene que ver con el desarrollo de la Ciudad, es entender que no es el Estado el que aporta a las villas, sino que también las villas aportan”.

Carrara citó al Papa Francisco y dijo: “Qué hermosas son las ciudades que superan la desconfianza enfermiza e integran a los diferentes y que hacen de esa integración un nuevo factor de desarrollo”.

Por último, Pizetti manifestó que uno de los objetivos principales de este encuentro es “crear espacios de consenso, para pensar cómo construimos a partir de las disidencias y así generar propuestas”.

La jornada continuó con un primer bloque dedicado a la integración socio urbana de las villas. En el comienzo de esta mesa, Oscar Oszlak, doctor en Ciencia Política y en Economía del UBA,  investigador superior del Conicet, fundador del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES) y autor de “La formación del Estado argentino” y del recientemente reeditado “Merecer la ciudad: los pobres y el derecho al espacio urbano”, dictó una clase magistral sobre esta temática. Luego, con la moderación del director del Programa de Villas de la Defensoría, Federico Berardi, participaron como oradores Agustín Salvia, director del Observatorio de la Universidad Católica Argentina (UCA); Adriana Clemente, directora del Centro de Estudios de Ciudad (CEC) de la Facultad de Ciencias Sociales de la Universidad de Buenos Aires (UBA); María Migliore, del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC);  y Jaime Sorín, ex decano de la Facultad de Arquitectura de la UBA.

El segundo bloque del encuentro abordó la temática de los desafíos en la implementación de la Agenda 2030 de Naciones Unidas con las ponencias de René Mauricio Valdés, coordinador residente del Sistema de Naciones Unidas en Argentina; Laila Brandy, del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales; Fernando Straface, secretario general del Gobierno y Relaciones Internacionales de la Ciudad de Buenos Aires; y Silvina Pennella, secretaria general de la Defensoría y directora ejecutiva del Consejo de Derechos Humanos de la institución. La moderadora de la mesa fue Dolores Gandulfo, directora ejecutiva de Política Institucional de la Defensoría.

Durante las exposiciones, se destacó la importancia de aplicar tanto en el plano nacional como en el de la Ciudad el perfeccionamiento de las políticas públicas generales.  Asimismo, se mencionaron y difundieron los 17 objetivos de desarrollo sostenible (ODS) de la Agenda 2030, que son los encargados de nuclear los tres principales puntos: crecimiento económico, protección ambiental e inclusión social.

Pennella, antes del cierre del evento, expresó que la Agenda y sus ODS representan una oportunidad histórica y uno de los compromisos más importantes a nivel global para consensuar las tareas a seguir para lograr un mundo sin hambre y sin pobreza, con un fuerte anclaje en los derechos humanos.

La secretaria general de la Defensoría manifestó que América Latina es la región más desigual del planeta, y que en este sentido se deberían considerar, especialmente, cinco “nudos críticos”: integrar la Agenda 2030 a la agenda política de la región, priorizar a los grupos más vulnerados, garantizar la alianza y la participación de actores diversos y estratégicos y las partes interesadas, complementar y observar el seguimiento y rendición de cuentas y, por último, movilizar los recursos con sus adecuados cambios en la financiación y asignación de los mismos.

“En la Defensoría del Pueblo porteña hemos integrado los temas de la Agenda 2030 en todas nuestras acciones para que guíen la formulación y ejecución de la planificación anual del organismo”, anunció.

Talleres de trabajo

En el marco del Encuentro Buenos Aires de la Cumbre Mundial de Políticas Públicas, se llevaron a cabo dos reuniones de trabajo en modalidad de taller a través de los cuales se elaboraron conclusiones que serán elevadas al pleno de la cumbre, a celebrarse los días 3, 4 y 5 de octubre en la ciudad de Salta.

En el primero de los talleres se trabajó la centralidad de la igualdad de género en las problemáticas que enfrentan las mujeres en el ámbito laboral, social y económico. Participaron del mismo Norma Sanchís, integrante de la Red Internacional de Género y Comercio y presidenta de la Asociación Lola Mora; Carla Majdalani, del Instituto Nacional de las Mujeres; Vanesa Siley, diputada nacional y secretaria general del Sindicato de Trabajadores Judiciales; Andrea Conde, legisladora de la CABA; y Marta Albamonte, directora del área de Finanzas de I-ciudad. La realización del taller estuvo a cargo de María Elena Naddeo, titular del Programa de Niñez, Adolescencia y Género de la Defensoría del Pueblo de la CABA.

En el segundo taller se abordó la temática de la Agenda 2030 vinculada a los desafíos de las Defensorías del Pueblo en la identificación de temas prioritarios orientados al logro de objetivos y metas de la agenda. En esta participaron defensores locales y provinciales pertenecientes a la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina (ADPRA). El taller fue impartido por Valeria Guerra, asesora en Derechos Humanos OCR/ACNUDH de Naciones Unidas Argentina; y Renata Codas y Adriana Riggio, facilitadoras integrantes del Proyecto ODS del Consejo Nacional de Coordinación de Políticas Sociales.