ADPRA repudió las declaraciones del escritor Marcos Aguinis

En el marco de la representación de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República Argentina y ante las declaraciones vertidas por el escritor Marcos Aguinis manifestamos lo siguiente:

-Es absolutamente legítimo expresarse ante una elección por uno u otro candidato o incluso decidir votar en blanco. Forma parte del derecho de votar, derecho fundamental porque define la representación política en las instituciones de la República. De tal modo, podemos decir que es un derecho legítimo el expresarse públicamente por quien mejor expresa lo que uno cree, siente o acompaña. No ocurre lo mismo cuando se declara sobre el pasado próximo de la Argentina, en el que se violaron sistemáticamente los más elementales derechos, fundamentalmente la vida.

-Lo que dijo Marcos Aguinis de que «la sociedad respiró con VIDELA» es la justificación del «algo habrán hecho». Sus consecuencias fueron la desaparición, la tortura y la muerte. Memoria Verdad y Justicia a treinta años del Juicio a las Juntas Militares! Memoria Verdad y Justicia para que Nunca Más alguien pueda sostener «que cuando asumió VIDELA, la sociedad respiró». Memoria Verdad y Justicia para recordar a los que sostuvieron la teoría de los dos demonios y en realidad convirtieron a la Argentina en un infierno. Respeto por la lucha de quienes salieron cuando otros «respiraban con Videla».

-Como Defensores del Pueblo luchamos por la más absoluta libertad de expresión, en especial la que implica un compromiso en el marco de la democracia. Ahí, no sólo Marcos Aguinis, sino cualquier persona puede ejercer ese derecho si así lo cree. Libertad absoluta de expresión con compromiso político en el marco de la democracia. Sin embargo, y también como Defensores del Pueblo, debemos expresar nuestro repudio por expresiones que implican desprecio por las instituciones constitucionales y por la conducta de quienes lucharon por la vida, por la memoria la verdad y la justicia. Repudiamos por último, el desprecio que expresa esta declaración hacia otro ser humano. Es, claramente, la deshumanización del otro. Ello configura el paso necesario en el proceso de justificación de las ideologías del exterminio. Defendemos promovemos y protegemos derechos y garantías constitucionales. La democracia y la vida del ser humano, son derechos fundamentales básicos que no pueden ser despreciados. La idea de que «la sociedad respiro con la llegada de VIDELA» configura el desprecio a todos los derechos y garantías constitucionales.